Sobre mí

Nací en Zaragoza el 2 de julio de 1987. Viví y crecí en Utebo, un pueblo cercano a la ciudad, donde fui al colegio y al instituto hasta que empecé bachillerato. Ese año me mudé a Zaragoza aunque seguí yendo al instituto de Utebo hasta que hice el examen de selectividad.

Empecé Ingeniería Informática en el Centro Politécnico Superior (C.P.S) de la Universidad de Zaragoza en 2005. Los ordenadores habían sido mi pasión ya desde muy pequeñito, así que no dudé ni un segundo a la hora de elegir mi carrera. Entre mis asignaturas preferidas están las relacionadas con las matemáticas, pero con las que más disfrutaba era con las de programación (programación concurrente, técnicas avanzadas de programación, estructuras de datos y demás).

En agosto de 2010 me fui de Erasmus a Estocolmo, Suecia. Allí pasé el mejor año de mi vida y tuve la oportunidad de practicar el inglés, intentarlo con el sueco, viajar mucho y conocer gente nueva. Me llevé optativas y el proyecto fin de carrera, y presenté el proyecto a finales de septiembre de 2011.

Desde entonces he estado trabajando como programador de aplicaciones web, analista, arquitecto de Software y disfrutando en mi tiempo libre de una de mis grandes pasiones: ¡viajar!

Un poco más en detalle…

2 de julio de 1987

¡Todo empieza aquí!

El 2 de julio de 1987, por la noche, decidí que ya estaba listo para salir al mundo. Avisé a mis padres para que fueran al hospital y poco después estaba ya en casa, recibiendo a familiares y amigos que se acercaron a conocerme.

2 de julio de 1987

Hasta septiembre de 2005

Mi vida hasta la universidad

Mi infancia y mi adolescencia transcurrieron en Utebo, un pueblo de Zaragoza donde viví hasta terminar el bachillerato.

Fui un niño bastante normal, de buenas costumbres, sociable, rollizo y que soñó con ser gasolinero, submarinista, astronauta y, finalmente, como su padre: ingeniero.

Amante de los ordenadores desde una muy temprana edad, no tardé en decidir que de mayor, además de ingeniero, quería ser informático. Así que cuando terminé el bachillerato la elección fue fácil, ¿no?

Hasta septiembre de 2005

Septiembre de 2005 – Junio de 2010

¡Soy universitario!

En septiembre de 2005 empezaba mi vida universitaria. Llegué con Matrícula de Honor en Bachillerato, unas ganas locas de aprender y 5 años por delante que prometían ser inolvidables.

Enseguida descubrí la cafetería, el mus, las fiestas y, como era de esperar, el cuatrimestre fue un desastre. Por suerte siempre he sido una persona trabajadora y constante y desde el segundo cuatrimestre empecé a trabajar duro para terminar el año lo mejor posible.

El esfuerzo dio sus frutos y los años fueron pasando hasta que, en marzo de 2010 llegó el momento de decidir cómo quería que fuera mi 6º y último año de carrera.

Lo tuve claro… de Erasmus a Estocolmo.

Septiembre de 2005 – Junio de 2010

Agosto de 2010 – Junio de 2011

Mi Erasmus en Estocolmo

En agosto de 2010 empezó lo que iba a ser el año más intenso de mi vida. Nunca imaginé que podrían pasar tantas cosas en tan poco tiempo:

Irse a vivir a otro país, sin tu familia, tu novia, tus costumbres, tu idioma. Empezar de cero, conocer gente, estudiar y encargarte de tu casa, hacer fiestas, viajes, nuevos amigos. Un gran reto, una gran experiencia.

¡Un broche de oro perfecto!

Agosto de 2010 – Junio de 2011

Octubre de 2011

Comienza mi vida laboral

Apenas dos semanas después de presentar el Proyecto Fin de Carrera me incorporé a Comex, una consultora zaragozana que poco después se unió a Iritec para formar la actual Hiberus Tecnología.

Allí trabajé como desarrollador Liferay en proyectos para la administración pública (Gobierno de Aragón, Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa entre otros) y, posteriormente, para Alliance Healthcare, empresa multinacional distribuidora de productos farmacéuticos.

Mis tareas consistieron fundamentalmente en desarrollos de aplicaciones web (portlets en Liferay) y servicios de búsqueda con Apache Solr.

Octubre de 2011

Enero de 2014

Nueva andadura en Teltronic

Tras unos años en Hiberus, trabajando como externo en Alliance Healthcare, mi afán por descubrir nuevos mundos me llevó al departamento de I+D de Teltronic, al que me incorporé como Ingeniero de Software en el área de aplicaciones para trabajar en el desarrollo de su centro de control.

Fueron casi dos años de crecimiento continuo tanto a nivel profesional como personal de los que guardo un recuerdo inmejorable.

Enero de 2014

Octubre de 2015

Vuelvo a Alliance Healthcare

Ya en el último trimestre de 2015 se me presentó la oportunidad de volver al «TSF-Z». Una de las cosas que me gustaban de aquel departamento era la voluntad continua de innovar, mejorar y seguir creciendo. No me lo pensé y volví a Alliance Healthcare, esta vez como personal interno.

Desde entonces he trabajado como Analista y posteriormente como Arquitecto de Software, acercándome paulatinamente al equipo de DevOps, con el que colaboro con bastante frecuencia.

Octubre de 2015

Hasta principios de 2020

La era de los viajes

Estos últimos años los he decicado además a disfrutar de una de mis grandes pasiones: viajar. Diferentes trayectos por E.E.U.U. (Nueva York, Chicago, San Francisco, Las Vegas…), Asia (Tailandia, China, Vietnam y Camboya), Europa (Francia, Alemania, Italia, Suecia, Hungría…) además de por toda España.

En pareja, con la familia o con amigos, pero siempre a los rincones más lejanos y diferentes a mi alcance. En su momento no lo sabía pero, ¡cuánto iba a echarlo de menos!

Hasta principios de 2020

Marzo de 2020

COVID-19: El mundo se detiene

El coronavirus paró el planeta. No dejó de girar pero nuestra vida cambió en pocas semanas, todos nuestros planes quedaron en el aire.

Pasé el confinamiento en casa, leyendo libros, haciendo manualidades, ejercitándome con una bicicleta estática que hasta entonces había sido la percha de mi salón. Fueron meses muy duros en los que mi fiel compañera de viaje tuvo que esforzarse al máximo para arrancarme cada día una sonrisa.

De este año aprendí que la vida tiene cosas maravillosas que muchas veces dejamos de apreciar.

Marzo de 2020

2021

Y a partir de aquí…

La pandemia nos ha quitado mucho. Seres queridos, empleos, viajes, sonrisas… Pero de ahora en adelante hay todo un futuro por inventar y depende de nosotros labrar uno del que nos sintamos orgullosos al relatárselo a nuestros hijos.

Veremos qué somos capaces de construir…

2021